Los astros y nuestra psicología

Un poco de historia…

La Astrología es la ciencia que estudia los astros y su influencia en nosotros.
Esta ciencia data de tiempos inmemoriales, tanto las antiguas culturas precolombinas de América como los Asirios, Caldeos, Egipcios, Vedas, Griegos, Chinos, y Romanos entre otros fueron especialistas en Astrología, y organizaban su vida en torno a ella. Desde sus rituales hasta la concepción de su descendencia, pasando por siembras, cosechas y demás momentos y etapas importantes de estas culturas estaban regidas por la astrología.
Generalmente en estas culturas los astros y constelaciones representaban la parte física de sus dioses. Incluso los días de nuestra semana mantienen los nombres astrológicos que otrora en la antigua roma asignaron en base a la influencia que cada astro ejercía en ese momento cíclico particular que conocemos como semana. Lunes (Luna) Martes (Marte) Miércoles (Mercurio) Jueves (Júpiter) Viernes (Venus) Sábado (Saturno) Domingo (Sol).
A partir de la caída del imperio romano, medida que el tiempo paso, la Astrología fue perdiendo importancia ya que era una ciencia pagana. Quienes eran eruditos en el tema eran algunos sofistas que utilizaban ese conocimiento para comerciar con los más altos mandos del poder, y otros que degeneraron el verdadero propósito de la astrología, lo cual quito importancia y prestigio a la ciencia que otrora fuera la madre de las demás.
Tanto las diferentes constelaciones de estrellas como también los planetas del sistema solar, y sin duda nuestro astro rey, el Sol, tienen un papel preponderante en la psicología de todos nosotros y en el comportamiento de la vida en general de todo ser vivo.
A nivel macro cósmico las diferentes constelaciones del cinturón zodiacal, compuesto por las constelaciones de Aries, Tauro, Géminis, Cáncer, Leo, Libra, Virgo, Escorpio, Sagitario, Capricornio, Acuario y Piscis, influencian directamente nuestro sistema solar.
Nuestro sistema solar, Ors, orbita alrededor del centro de la galaxia compuesto por un enorme agujero negro y millares de estrellas.
Cada orbita completa de nuestro sistema solar, dura aproximadamente 25 mil años, pasando por las cuatro estaciones siderales, o cuatro edades, hierro, bronce plata y oro, durando cada una aproximadamente 6200 años.

astros
Al avanzar nuestro sistema solar por su órbita, avanza a través de las 12 constelaciones zodiacales, determinando así, las eras. Una era tiene aprox. 2100 años de duración, caracterizada por la influencia de la constelación dominante.
Entre la década del 60 y el año 2000, nuestro sistema solar ingreso en la era de acuario, entrando en un nuevo amanecer galáctico, una nueva primavera. La era de acuario de caracteriza por la enorme cantidad de energía que llega a nuestro sol y de ahí a los planetas que lo orbitan, entre ellos, la Tierra. La energía recibida en esta era trae enormes cambios psicológicos y por consecuencia de comportamiento en la humanidad que la transita ya que este signo es totalmente revolucionario, y de esa manera influye en nosotros. A la vista están los cambios producidos a partir de la década del 60: revolución femenina, new age, hippie, y revoluciones armadas en muchas partes del mundo. Las personas comienzan a sentir la necesidad de terminar con las estructuras establecidas, dogmatismos e imposiciones, para generar su propio centro de gravedad.
Tal como enseño el gran maestro Egipcio, Ibis de Thot, también conocido como Hermes en Grecia, así como es arriba es abajo, y al igual que sucede a nivel macro cósmico, a nivel micro cósmico también nos vemos influidos por las energías calóricas, lumínicas y electromagnéticas de los astros y constelaciones, y el momento de nuestro nacimiento es el acontecimiento puntual en el que recibimos el sello psíquico de los astros, que van a determinar, gran parte de nuestras características psicológicas. Las partículas sub atómicas provenientes de los diferentes cuerpos celestes atraviesan todo el tiempo nuestra materia física y cuando se produce un nacimiento y el recién nacido inhala por primera vez ingresa a su cuerpo una masa de aire cargado de energía electromagnética polarizada por la situación astrológica especifica de ese momento único. Nuestra mente de ese modo, y el antes mencionado, recibe un sello como habíamos dicho, que algunas teorías sostienen, sería el mapa de características del alma que ingresa, con capacidades y falencias que tendrían que ver con el aprendizaje que viene a realizar. Otras teorías sostienen que simplemente se trata de la suerte o desgracia del recién nacido, el tipo de influencia astrológica recibida.
En la medida en que cada sujeto haga un estudio de las influencias astrológicas que lo sellaron al nacer, se va a tener herramientas para sacar el mayor provecho de sus cualidades y virtudes innatas como también conocer falencias y debilidades propias con el fin de aceptarlas y trascenderlas para encontrar equilibrio en nuestra vida.

Posiciones:

La posición del Sol en el momento de nacimiento determina el signo zodiacal que nos rige, y el planeta regente de cada signo nos va a brindar todas sus cualidades, positivas y negativas.
La posición de la Luna en el momento de nacimiento, influirá en nuestra manera de sentir. Siempre en función de la constelación en la cual se encuentre al momento de nuestro nacimiento. La constelación que se encontraba al este en el momento del nacimiento determinara el ascendente, que nos va a influir en nuestra manera de relacionarnos con el entorno, y en el modo en que los demás nos ven.
La posición de Venus en el momento de nuestro nacimiento determinara nuestra manera de amar.
La posición de Mercurio determinará la manera de pensar, el intelecto, el modo de aprender y enseñar.
La posición de Marte, la manera de enfrentar la vida, coraje, miedo, timidez etc.
La posición de Júpiter determinara el sentido de expansión, capacidad, liderazgo, optimismo y espiritualidad.
La posición de Saturno, la responsabilidad.
Plutón, representa el subconsciente e inconsciente y se relaciona con la regeneración y la transformación. Rige la parte oscura de nuestra psicología e impulsa a enfrentarnos a ella, a mirar el lado oscuro de la luna. Nos pone pruebas para sacar y conocer aquello que está dentro, para regenerarnos. Este planeta tarda 20 años en atravesar una constelación (signo zodiacal).
Neptuno representa la humildad, caridad e idealismo.
Urano representa la capacidad de independencia, de ir más allá de las reglas de la familia y sociedad, para llegar a ser individuos que expresen lo que realmente son. Se asocia con ideales de verdad y justicia. Todo lo progresista que se enfrente a lo establecido.
Cada uno de estos planetas en el momento del nacimiento se encuentra atravesando una constelación, la cual influirá de modo determinante la característica de cada planeta.
Por ejemplo, si la Luna estaba en el signo de Sagitario al momento de nacer, esa persona en su vida, sentirá (sus emociones) de acuerdo a las características de Sagitario, el cual la influirá siendo poco apegada emocionalmente, con emociones intensas ya que sagitario es un signo de fuego etc.
La posición de cada planeta se calcula mediante una carta natal, que puede realizarse gratis por internet con el día hora y lugar de nacimiento.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.